Saltar al contenido

Alimentación y tiroides

alimentación y tiroides

alimentación y tiroidesLa glándula tiroides es la responsable de regular diversas funciones del organismo así como de producir proteínas y las hormonas tiroxina y triyodotiroxina que regulan el metabolismo y afectan a otros sistemas del cuerpo, de manera que cuando el funcionamiento de la glándula se altera las demás funciones del organismo también se alteran. Entre los síntomas más corrientes están la diarrea, el estreñimiento, la alopecia, subida de los niveles de colesterol, trastornos digestivos, cansancio, hipersensibilidad al frío, entre otros.

Las alteraciones de la glándula tiroides son el hipotiroidismo cuando la producción de hormonas se reduce, o el hipertiroidismo, cuando hay superproducción de hormonas.

El déficit de yodo es uno de los causantes de los problemas tiroideos y aumentar los niveles de este mineral en la alimentación es prioritario. Lo contienen los huevos, las acelgas, la calabaza, las semillas de sésamo, los mariscos, los champiñones, el atún y el salmón. Reemplazar la sal común por sal yodada es aconsejable siempre.

Una de las recomendaciones para mantener el buen funcionamiento metabólico es no picar entre comidas, no saltarse las comidas principales y desarrollar actividad física.

En cuanto al hipotiroidismo, es beneficioso evitar las grasas, los azúcares, los embutidos y las carnes ricas en grasas. Hay que evitar la mantequilla, la margarina y la manteca de cerdo; bebidas alcohólicas y refrescos azucarados.

En el caso de hipertiroidismo es recomendable incluir todo tipo de lácteos en la dieta y alimentos ricos en proteínas como son los huevos, las carnes y el pescado o bien la soja, las semillas de calabaza, las lentejas, el seitán, la quinoa, la mantequilla de maní, las almendras y los frutos secos en general, y los garbanzos. También se pueden incluir el pan y las galletas en el desayuno.

De todas maneras, más allá de la alimentación es necesario consultar con el endocrinólogo ante el menor síntoma de alteración tiroidea. Una analítica de sangre basta para hacer el diagnóstico. Una vez hecho éste es muy importante ceñirse al tratamiento.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar