Saltar al contenido

Consejos para alejar el estrés

chico estresado

Se considera uno de los grandes males de nuestra sociedad actual porque, de hecho, puede llegar a afectar a la salud física y emocional de la persona que lo padece. El exceso de trabajo, los problemas familiares y económicos o simplemente el ritmo de vida acelerado que parece perseguirnos, son solo algunas de las causas que provocan unos niveles de estrés alarmantes que hay que combatir, porque nuestro bienestar depende de saber mantenerlo a raya.

Sentirnos estresados en un momento dado es normal. El estrés es una reacción de nuestro cerebro que nos hace estar alertas ante una situación de posible peligro. El problema surge cuando ese peligro ha desaparecido o nunca ha existido y la tensión, el estrés, permanece.

Ese estado de nerviosismo constante, la sensación de querer llegar a todo y no poder, el agobiarnos sin motivo para ello… a la larga pasan factura y los problemas de insomnio, trastornos alimentarios, depresión o irritabilidad pueden aparecer.

Cómo combatir el estrés

No es fácil y en los casos más graves se requiere ayuda de profesionales, médicos y psicólogos, porque en ocasiones la persona no es consciente de que padece estrés. Si crees que el estrés te está afectando, algunos consejos que pueden resultarte útiles son:

– Analiza tus propias reacciones
¿Qué te provoca estrés? Identificar la situación que hace que salten tus alarmas es un primer paso para intentar el auto control. Observa si son situaciones familiares concretas lo que lo desencadena, si lo que te preocupa es, en realidad, tu economía o si es el trabajo es el origen de tu ansiedad.

Cuando te sientas estresada, dedica unos minutos a intentar valorar objetivamente lo que te provoca esa sensación. ¿Es tan grave? (si realmente tienes un problema, la preocupación es lógica, pero si no lo tienes o no es tan grave, ¿por qué agobiarte?

Proponte a ti misma preocuparte solo por situaciones reales y no por lo que “pudiera pasar”. Fomentar tu propio estrés pensando en problemas futuros (que tal vez no lleguen a ocurrir) no tiene demasiado sentido. Del mismo modo, intenta borrar de tu mente aquello que no puedes cambiar y que te quita el sueño.

A nivel físico también puedes hacer mucho por combatir el estrés. El deporte es un magnífico aliado. Anímate a practicar la actividad física que más te apetezca: correr, nadar, montar en bicicleta, entrenar en el gimnasio… lo que quieras, pero apúntate a hacer deporte como arma eficaz para liberar tu estrés y deshacerte de él.

La respiración juega también un papel importantísimo a la hora de lograr superar una situación estresante. Controla tu respiración, inspira lenta y profundamente y expira. Repite este sencillo ejercicio varias veces cuando el estrés ataque, mientras intenta liberar tu mente de los pensamientos negativos. Con un poco de práctica ¡funciona!

Además, algunas actividades que combinan el ejercicio físico con las técnicas de relajación y meditación, especialmente el yoga son realmente eficaces a la hora de combatir la llamada epidemia del siglo XXI.

Un último consejo para que sonrías. Cuando una situación te agobie, habla contigo misma y repite: No soy súper woman ¿y qué?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar