Saltar al contenido

¿Crees que la disfunción eréctil es algo puntual?

Cusas de la disfunción eréctil

La idea extendida de que la disfunción eréctil es algo puntual “que ya pasará” hace que de media se tarde dos años en consultar con el médico lo que puede complicar aun más el cuadro. 

La disfunción eréctil puede ser orgánica, psicosomática o situacional. Suele ser orgánica en casos en los que el paciente es fumador, padece obesidad, es diabético, hipertenso y sedentario con una gran cintura abdominal. Si se presentan al menos dos de estos factores existen más probabilidades de que el sujeto padezca de una disfunción eréctil. La disfunción situacional se produce sin que exista ninguna causa orgánica de las descritas y puede responder a causas psicológicas. Las orgánicas siempre responden a causas físicas u orgánicas con afectación vascular. También pueden responder al uso de ciertos fármacos como los antidepresivos o los antihipertensivos, entre otros.

Otra causa orgánica común es la hipertrofia prostática sobre todo si ha habido alguna intervención quirúrgica de próstata. También influirán traumas a nivel medular o vertebral, cirugía testicular o cualquier intervención urológica, o torsión del pene o enfermedad de peyronie. La ingesta de hormonas para muscular también pueden ser causantes de esta patología por el uso inadecuado de sustancias esteroideas.

En cualquier caso, normalmente la disfunción eréctil es de tipo mixto, orgánica y psicosomática. A veces una disfunción situacional puede llevar al paciente a padecer la disfunción de manera psicosomática. Es importante que el paciente sepa cuándo, con quién padece la disfunción, siempre o a veces, y en qué circunstancias antes de consultar con el especialista.

El diagnóstico consistirá en una historia clínica completa más unas pruebas doppler vascular para observar la circulación peana. Esto se complementa con una ecografía y un análisis hormonal. Se administrarán tests para descartar el origen psicosomático del problema.

Algo que se ha comprobado es que existe relación entre un infarto de miocardio y la disfunción eréctil que se presenta uno o dos años antes del infarto. 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar