Saltar al contenido

Entre almohadas

Cómo comprar una buena almohada

Cómo comprar una buena almohadaPasamos un tercio de nuestras vidas en la cama. Ésta es razón suficiente para escoger una almohada adecuada, ¿no te parece? Aparte del colchón y el tipo de sábanas o de edredón que uses, la almohada es un complemento fundamental para contribuir a un buen descanso. Y un buen descanso es de vital importancia para funcionar bien durante el día y para conciliar el sueño. Lo prioritario es que la almohada te resulte cómoda, agradable, y que te ayude a mantener una postura correcta.

Según la postura en la que suelas dormir una almohada puede ser buena o no serlo. Por ejemplo, si duermes de lado la almohada debe permitir que el cuello quede en posición horizontal alineado con la columna vertebral. Para ello la almohada deberá ser suficientemente gruesa y firme. Más gruesa en el caso de los hombres que de las mujeres. Hay que evitar que la cabeza quede inclinada hacia abajo.

Si duermes boca arriba el grosor y la firmeza han de ser intermedias para evitar contracturas o rigidez de cuello por la mañana.

Si duermes boca abajo necesitas una almohada blanda y fina.

Si cambias mucho de postura lo mejor será una almohada de firmeza media.

En cuanto al relleno, éste puede ser natural de plumón, plumas o la mezcla de ambos. No suelen ser muy firmes por lo que son buenas para los que duermen boca abajo. Suelen ser de buena calidad, suaves y duraderas.

Las almohadas de fibra sintética suelen ser de poliéster, más firmes y gruesas. Son menos duraderas que las de plumón pero útiles para los que duermen de lado, se mueven mucho o duermen boca arriba.

Las almohadas de espuma pueden ser más o menos firmes y de distintos grosores. Puedes encontrar la que sea ideal para ti. Hay algunas que son anatómicas con forma ondulada para adaptarse al arco del cuello. Son las indicadas para los que duermen boca arriba.

Las almohadas de látex se adaptan bien a la cabeza y al cuello. Son antielergénicas y acumulan menos polvo que las sintéticas.

Las almohadas visoelásticas copian la forma del cuello y la cabeza. Suelen recomendarlas para personas con problemas de espalda o de cuello. Pueden no resultar cómodas.

Otras almohadas son las rellenas de alforfón que dan buen soporte al cuello y que se mantienen frescas en verano y cálidas en invierno. Existen almohadas rellenas de poly cluster, una especie de poliéster embebido en silicona que son buenas para los alérgicos. Las rellenas de agua no son muy comunes pero permiten regular su altura.

Las almohadas cervicales son anatómicas y según los fabricantes se adaptan mejor.

En lo que se refiere a la funda conviene que sea suave y transpirable. Conviene lavarla una vez al año.

Antes de comprar una almohada pruébala en la tienda y no des mayor importancia al precio. Fíjate en la calidad de la funda y las costuras. Si eres alérgico mira bien la etiqueta.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar