La doble lectura del éxodo español durante la crisis

, , Leave a comment

Como en tantas otras facetas de la vida, hace unas décadas era absolutamente impensable para la mayoría de personas el poder escoger un país al azar y plantarse en él en cuestión de horas. Ese sueño que muchos dicen tener de marcharse a vivir al extranjero se quedaba en eso, un sueño. Algo solo reservado para los más osados.

Sin embargo, curiosamente, hoy, que sí podemos hacerlo con relativa facilidad, suele convertirse en una de nuestras últimas opciones. Al menos hasta hace unos pocos años, cuando la crisis no había hecho aún acto presencia. En este sentido, en marzo se anunció que el número de españoles residentes en el extranjero aumentaba  a máximos históricos. Una subida del 56% si tomamos en cuenta todo el periodo de la crisis económica que ha asolado a España en los últimos años.

españoles en el mundo
Marcharse al extranjero: trauma o bendición

Independientemente del motivo, lo que es evidente es que los datos marcan una clara tendencia al alza y no parece que vayan a remitir en bastante tiempo. Es aquí donde los medios de comunicación juegan un cierto papel al explicar la marcha de la gente a otros países como si de una experiencia negativa y traumática se tratara. Y evidentemente, cada caso es un mundo y pueden darse muchas situaciones de marchas forzosas que separen familias o parejas de forma irremediable.

No obstante, sorprende que no haya más cobertura sobre la otra cara de la moneda. Es decir, la de los que se van y ni se les pasa por la cabeza volver. Porque todos los que han marchado un buen tiempo de su casa y su país, muchas veces “obligados”, saben que empezar de cero en otro lugar es una de las experiencias más enriquecedoras que uno puede vivir.

En este sentido sí que hay que reconocer la labor de programas de televisión como Españoles por el Mundo o blogs como Españoles en el Mundo, en el que se da voz a gente que es consciente del poder y del desarrollo personal experimentado en un periplo de este tipo. Sólo hay que escuchar a los miles de jóvenes que cada año vuelven tristes de su Erasmus tras haber pasado, la mayoría de veces, “el mejor año de su vida”.

crisis viajar extranjero

De este modo, si tú eres uno de esos que ya sea por placer o necesidad sientes que es un buen momento para irte al extranjero, un consejo. Hazlo. Hazlo porque descubrirás un sinfín de sentidos al verbo “espabilar”, pero también lo harás con el verbo “disfrutar”.

Y tú, ¿qué opinas al respecto? ¿Conoces a alguien que se haya visto en una situación parecida? Estaremos deseosos de saber sobre tus experiencias o la de tus allegados.

 

Leave a Reply