Saltar al contenido

Hacer manualidades es bueno para tu cerebro

Hacer manualidades es bueno para la salud mental

tejido-a-palillosCualquier manualidad de naturaleza rítmica y repetitiva puede entenderse como una forma de meditación o mindfulness (atención conciente). Tejer, por ejemplo, nos sume en un estado de contemplación gratificante y de calma, lo mismo que la costura, el bordado o el crochet. Las personas que lo hacen dicen sentirse felices gracias al efecto relajante, al alivio del estrés y a la dosis de creatividad que supone realizar estas actividades. Según diversos estudios, aquellos que tejen frecuentemente se sienten más tranquilos, menos ansiosos y más confiados en sí mismos y en los demás. Tejer en grupo presenta estos efectos en mayor medida que hacerlo en solitario.

De acuerdo con el estudio de Betsan Corkhill, una terapeuta de tejido en el Reino Unido a cargo de la investigación sobre los efectos terapéuticos de tejer, esta tarea implica:

1. Un desafío mental y resolución de problemas

2. Conexión Social

3. Mindfulness

4. Desarrollo de la coordinación mano-ojo, percepción espacial y destreza motora fina

5. Aprender y enseñar

6. Centrar la atención y los pensamientos en una tarea

7. Fomentar la creatividad activa

8. Dar un sentido de orgullo y logro

9. Enseña paciencia y perseverancia

10. Facilita la formación de la memoria y la recuperación

Pero, además, es útil para el manejo del dolor, para tratar la depresión y retrasar el envejecimiento ya que no implica un aprendizaje prolongado y facilita la concentración y absorción completa de la mente en la actividad que se está realizando. Su efecto zen es similar al de rellenar crucigramas, al quilting, al de pintar o esculpir. Otras actividades placenteras pueden ser la de interpretar música, formar parte de un coro, realizar fotografías o decorar pasteles y dedicar tiempo a la cocina en general. “El psicólogo Mihaly Csikszentimihalyi inicialmente describió este fenómeno como fluidez: unos cuantos momentos en el tiempo donde te absorbe tanto una actividad que nada más parece importarte. La fluidez, dice Csikszentimihalyi, es el secreto de la felicidad: una declaración que respalda con décadas de investigación.” La sensación del paso del tiempo se disipa y te olvidas de ti mismo ya que el cerebro solo puede procesar cierta cantidad de información a la vez, de manera que las preocupaciones, la ansiedad o los pensamientos negativos se suspenden temporalmente. Los movimientos repetitivos tienen la particularidad de activar el sistema nervioso parasimpático lo que imposibilita la respuesta de lucha y huída. “La fluidez tiene el potencial de ayudar a los pacientes a disipar el caos interno.” Durante el proceso se libera dopamina que es un antidepresivo natural además de que el solo hecho de realizar una actividad creativa supone el recibir elogios por parte de los demás lo cual influye en el autoconcepto. Aprender a realizar algunas de las actividades mencionadas

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar