La custodia de los hijos tras un divorcio

, , Leave a comment

El proceso de divorcio se convierte demasiado a menudo en una guerra en la que los hijos acaban siendo una especie de arma que se emplea para hacer daño a la otra parte. En el calor de la batalla son muchas las ocasiones en las que los padres olvidan que lo más importante debe de ser el bienestar de sus hijos y ponen por delante una serie de factores que deberían de ser totalmente secundarios.

La custodia de los hijos suele ir acompañada de la propiedad del piso familiar, independientemente de quién tenga el título de propiedad o incluso de quién esté pagando la hipoteca. A esto se suma una pensión alimenticia.

Estos dos factores son suficientes para que algunos padres y madres se opongan a la custodia compartida, puesto que esto podría hacerles perder esos dos privilegios perjudicando su nivel de vida. En otros casos la oposición se basa en la aparición de nuevas parejas que no son del agrado de la otra parte o en otros condicionamientos emocionales.

Aunque es posible conseguir este régimen sin el acuerdo de ambas partes, lo cierto es que son muy poco numerosos los padres con custodia compartida cuando una de las dos partes se oponen a ello, generalmente la madres, solicitando tener la custodia de los hijos mientras que la otra parte obtiene tan solo los derechos de visita.

La Ley indica claramente que lo más importante deben de ser los derechos del niño, pero juzgar en qué medida se puede llevar a cabo una custodia compartida y de qué modo esto podría llegar o no a causar inestabilidad al niño puede estar sometido a criterios muy personales y en algunos casos se llegan incluso a pasar por alto los informes de los expertos.

Es importante señalar que hemos dicho que generalmente es la madre la que se opone a la custodia compartida ya que tal y como está actualmente enunciada la Ley, ella está a menudo más beneficiada en este tipo de solicitudes. No obstante existen casos en los que los roles cambian y son ellas las que se ven sometidas al régimen de visitas.

También hay que señalar que aunque nos referimos a padres y madres por ser la situación más común, no queremos obviar las nuevas familias compuestas por dos padres o dos madres, en las que uno de los miembros puede verse privado de compartir la custodia de su hijo con independencia de su género.

 

Leave a Reply