Saltar al contenido

Problemas de comportamiento en perros

adiestrador canino

adiestrador caninoQuien decide compartir su vida con uno o varios perros es probable que en alguna ocasión se haya visto sobrepasado por determinados comportamientos ante los que no ha sabido cómo actuar, como por ejemplo una reacción violenta ante nosotros.

Son muchos los que están en contra del adiestramiento canino, pero el hecho de no llevar a nuestro perro a una escuela de obediencia no implica una dejadez absoluta en su educación ya que la convivencia puede verse comprometida por la negación de nuestro amigo de cuatro patas a cumplir las normas que debemos fijar.

En el caso de las reiteradas conductas violentas es muy recomendable acudir a un adiestrador canino, experto en comportamiento canino, para llegar a la raíz del problema. Generalmente una falta de disciplina, incluyendo la falta de ejercicio físico, puede provocar irritabilidad en los perros, pero su “mal genio” puede deberse también a otro tipo de problemas en los que profundizarán los profesionales ofreciéndonos una solución para evitar ese tipo de comportamiento violento.

Sin embargo, pese a que las conductas violentas son la señal de alarma más evidente, existen otro tipo de señales que nos pueden llevar a pensar que nuestro perro precisa de la atención de un experto en comportamiento. En muchas ocasiones no damos importancia a esos pequeños desafíos diarios, como que no consigamos que se baje del sofá cuando nosotros queremos sentarnos ahí, o que se lance a la carrera sin atendernos cuando le llamamos, o que tironee de la correa cuando le llevamos a pasear. Son actitudes que no nos parecen destacables pero que demuestran que nuestro perro necesita vernos como una figura que deben respetar. En cualquier caso no es recomendable recurrir a castigos, ni mucho menos físicos, puesto que se trata de educar reforzando los comportamientos positivos e ignorando los negativos. Para ello los educadores de perros profesionales utilizan elementos como los clickers, un pequeño dispositivo que emite un sonido de “click” que debe asociarse inmediatamente con la entrega de una pequeña recompensa o golosina para así condicionar el comportamiento del animal, que aprende así a desarrollar una conducta adecuada. Este tipo de entrenamiento, indicado incluso para inexpertos en la materia, se basa en el refuerzo positivo y logra que el perro desarrolle una conducta con un propósito, y no simplemente por hábito. De esta forma y con la ayuda de profesionales en la educación de perros podremos conseguir corregir cualquier tipo de conducta negativa que observemos en nuestros compañeros caninos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar