Saltar al contenido

El síndrome postvacacional, un fracaso en la vuelta a la vida laboral

sindrome post vacacional

Algunos de sus síntomas son sueño, molestias estomacales o musculares, irritación y falta de interés o motivación

¿Cuántas veces has vuelto de las vacaciones y te has encontrado sin ánimo ni fuerzas para volver al trabajo o tu rutina laboral? Aunque no está reconocido como enfermedad en las principales clasificaciones internacionales, el síndrome postvacacional consiste en un fracaso en la adaptación a la vida cotidiana tras un periodo de descanso.

Entre un 45 y un 50 por ciento de los españoles lo sufren tras volver de vacaciones, manifestándose en forma de malestar físico y emocional al incorporarse al puesto laboral después de un tiempo de relajación, desconexión y disfrute del tiempo libre. Hay expertos que lo achacan a un regreso brusco al ritmo laboral.

Cansancio, sueño, pocas ganas de comer, molestias estomacales o musculares, problemas de concentración, nerviosismo, falta de motivación y de interés o irritación son algunos de los síntomas que pueden alertar de la existencia de síndrome postvacacional en una persona cuando estos se prolongan en el tiempo.

sindrome post vacacional

Recomendaciones para superar la vuelta al trabajo

Entre los consejos para evitarlo o, por lo menos, reducirlo, los especialistas hablan de una adaptación gradual a la vida cotidiana marcándonos objetivos, así como hacer deporte para liberar endorfinas que mejoren el estado de ánimo, empezar a realizar actividades diferentes o volver a los horarios habituales de sueño, que deben ser de un mínimo de ocho horas al día.

Hacer las tareas laborales que más nos agradan durante los primeros días, pensar en positivo sobre las que cosas que nos gustan del trabajo y marcarnos proyectos para hacer desde nuestro puesto, recuperar hobbies olvidados, hacer viajes los fines de semana o realizar planes en la ciudad en la que se vive, así como dedicar tiempo a comer saludablemente son otras recomendaciones para hacer más llevadera la incorporación al trabajo.

Cuanto más largas han sido las vacaciones, más dura es la vuelta al empleo porque el tiempo de desconexión y olvido de los quehaceres y las obligaciones diarias ha sido más prolongado. Una buena medida para evitarlo es repartir en periodos más cortos las temporadas vacacionales, de forma que a nuestro regreso nos cueste menos incorporarnos. En todo caso, es fundamental volver unos días antes de tener que entrar a la oficina.

Si después de seguir estas pautas, perdura la depresión postvacacional, sobre todo, si se siente a las dos semanas de habernos incorporado al trabajo, puede ser conveniente recurrir a un especialista. Los seguros médicos son una buena opción para elegir al experto que mejor se adapte a nuestras necesidades, en este caso, a esa apatía que nos impide volver a nuestra vida cotidiana después del verano.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar